En México, el cáncer es una de las principales causas de muerte.

Sin embargo, hay ciertos tipos de cánceres de sangre, como la leucemia, que pueden curarse mediante un trasplante de células madre.

Para eso, el mayor reto es encontrar a un donador genéticamente compatible con pacientes mexicanos, ya que nuestra herencia genética es muy variada, lo que hace difícil encontrar el match ideal.

Solo 30% de los pacientes con cáncer lograrán que un familiar les donde las células madres que necesitan.

Eso significa que el 70% de los enfermos dependen de la generosidad de un donador.

Pero, si un paciente y un donador comparten el mismo origen étnico, las posibilidades de ser compatibles aumentan.