PROCESO DE TRASPLANTE

PROCESO DE TRASPLANTE

En un trasplante de médula ósea se reemplazan las células enfermas por otras saludables. Ahora bien, un trasplante no es una cirugía: en realidad es como recibir una transfusión de sangre. Las células nuevas se reciben por un catéter intravenoso (i.v.) y, a través del torrente sanguíneo, se dirigen por sí mismas a los huesos de la cadera, donde se encuentra la médula ósea. Estando ahí, se multiplican y comienzan a fabricar glóbulos rojos,blancos y plaquetas sanas.

El proceso es distinto para cada paciente. Tu evolución dependerá de muchos factores, entre ellos el tipo de trasplante, tu estado de salud general y el de tu enfermedad. Pero no te preocupes: tu equipo de trasplante estará ahí en todo momento para guiarte y brindarte apoyo.

 

ANTES DE TU TRASPLANTE

 

  • Régimen preparatorio: Proceso para preparar a tu organismo para recibir las nuevas células formadoras de sangre. También se llama “régimen de acondicionamiento”.
 

 

DÍA DEL TRASPLANTE

 

  • También llamado “día 0”, es la fecha en que recibirás tus nuevas células.

DESPUÉS DEL TRASPLANTE

 

  • Injerto: En este momento, las células saben a qué parte del cuerpo pertenecen. Se trasladan a través del torrente sanguíneo hasta llegar a tu médula ósea, donde comienzan a multiplicarse y producir nuevos glóbulos rojos y blancos, así como plaquetas.
  • Recuperación: Proceso en el que se espera que el número de células sanguíneas del cuerpo comience a regresar a la normalidad. Es probable que en este tiempo ocurran complicaciones, por eso deberás permanecer en el hospital o alojarte cerca del mismo. La recuperación para cada paciente es distinta.
 

Antes de recibir las células donadas, te someterás a un régimen preparatorio, el cual destruirá la mayor cantidad posible de células enfermas que quedan en tu organismo. Así mismo, debilitará tu sistema inmune para contribuir a evitar que, después del trasplante, tu organismo rechace las células donadas.

Cada paciente tiene un régimen preparatorio distinto, por lo que su duración varía de caso en caso.

1 o 2 días después de concluir tu régimen, recibirás las células sanas. Al día del trasplante se le suele llamar “día cero”, en el cual no te someterás a una cirugía, sino que las células sanas se te administrarán a través de un catéter central, así que no te preocupes.

En el “día cero” estarás despierto, en tu habitación del hospital. El proceso es similar al de una transfusión y el equipo de trasplante te estará observando atentamente en todo momento. También te explicarán todo lo que debes saber y responderán tus preguntas, cuánto podría durar el proceso y cómo podrías sentirte.

El proceso en su totalidad podría ser breve (1 hora o menos) o largo (muchas horas), según cómo te sientas y la cantidad de células que se te infunden.

Después del trasplante, dependiendo del tratamiento y velocidad de recuperación, podrás pasar mucho o poco tiempo en el hospital.

Ten en cuenta que la recuperación lleva tiempo y es común que se produzcan complicaciones, pero estarás siempre vigilado y monitoreado.Deberás comer bien y cuidarte estrictamente de las infecciones, ya que el riesgo de que sucedan es mayor durante los primeros 100 días siguientes.

No olvides que la recuperación es como un maratón. 

 

*Recuerda que cada caso es diferente. Tu médico es el único que puede brindarte información específica sobre tu proceso en particular.

Registro de pacientes